HONDURAS: Crisis Política, Crisis en la Respuesta al VIH

0 comentarios

Honduras atraviesa una grave crisis en la Respuesta al VIH. Muchos actores señalan que el número de personas con acceso a tratamiento se ha prácticamente detenido desde hace dos años, muchos continúan su tratamiento sin el seguimiento correspondiente con mediciones de CD4 y carga viral; la violación de derechos humanos se expresa día a día en las muertes de hombres gay, trans y trabajadoras sexuales. En resumen, Honduras vive una crisis sostenida desde hace casi dos años, poniendo en riesgo la salud de más de 7,000 personas que reciben tratamiento antirretroviral.

La crisis política en Honduras hizo noticia en 2009. Todos los medios de comunicación latinoamericanos difundieron los acontecimientos: la expulsión de un presidente, la suspensión del país de la Organización de Estados Americanos (OEA). Luego, lentamente, el país volvió a la normalidad, al menos políticamente. Hubo elecciones y Honduras se reincorporó a la Asamblea de la OEA. Sin embargo, la normalidad no ha regresado a la Respuesta al VIH.

La crisis que se desencadenó en los sistemas de salud, las discontinuidades en las provisiones de medicamentos para infecciones oportunistas y medios diagnósticos, las limitaciones para pruebas de CD4 y Carga Viral y la incapacidad del país para acceder a medicamentos de tercera línea, aún se mantiene.

Medios diagnósticos y tratamiento de Infecciones Oportunistas. Una activista de la Respuesta al VIH debió ser hospitalizada hace unos meses porque presentaba infecciones asociadas al Sida. Los establecimientos de salud, sin embargo, no cuentan con todos los medios diagnósticos y tratamientos para infecciones oportunistas, y en este contexto, las personas deben buscar apoyo entre amigos y familiares para poder cubrir los gastos.

La interrupción en la provisión de medicamentos y medios diagnósticos para infecciones oportunistas ha sido reportada por usuarios y usuarias de los Establecimientos de Salud de Tegucigalpa y San Pedro Sula a la Asociación para una Vida Mejor (APUVIMEH) que dirigen José y Sandra Zambrano en Tegucigalpa. “Muchas personas deben acudir a laboratorios y clínicas privadas para poder conocer la infección que les aqueja”, señalaron.

Los problemas de abastecimiento de insumos y medicamentos se unen a la deficiencia en la infraestructura de los Centros de Atención Integral y la insuficiente dotación de personal para la adecuada atención a las personas con VIH, situación que ha sido denunciada por diversos medios por médicos de Cortés y La Ceiba, en la costa Atlántica, pero que también afecta silenciosamente a los establecimientos de San Pedro Sula y Tegucigalpa. “Antes en el Hospital El Tórax y el Hospital Escuela atendían en la mañana y en la tarde; ahora, solo por la mañana hay atención. Han despedido a doctores y enfermeras. Y además, el área de infectología del (Hospital) Escuela se quemó en mayo y no lo han reconstruido”, comentó José Zambrano.

Ante esta situación, incluso el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) ha llamado la atención de la Secretaría de Salud para que brinde solución a estos problemas.

Pruebas de CD4 y Carga Viral. Sandra Zambrano señaló que las adquisiciones de los reactivos para pruebas de CD4 y otros exámenes de seguimiento, luego del proceso de descentralización, son ahora responsabilidad de los hospitales y están sujetos a la disponibilidad de recursos. Por ello, señala, algunos hospitales no pueden ofrecer siquiera exámenes simples como el perfil lipídico o hemograma completo, mucho menos exámenes de CD4. Por ello, es muy probable que las personas que se encuentran en tratamiento pasen meses, incluso años, y no cuenten con exámenes de control y seguimiento.

Las pruebas de Carga Viral tampoco son realizadas a tiempo, sea que los cupos disponibles por hospital son limitados y las personas no logran pasar el examen o que las personas que efectivamente logran un turno para la toma de muestra no reciben los resultados.

Medicamentos de Segunda y Tercera Línea: Darunavir,  ritonavir, etravirina,  emtricitabina y tenofovir; estos son los medicamentos que necesita Rosa González, Directora Ejecutiva de la Fundación Llaves, una organización que cuenta con muchos años de trabajo en la lucha por el acceso a antirretrovirales en Honduras. A pesar de sus múltiples comunicaciones con la Secretaría de Salud y el Programa de ITS y VIH/SIDA, González aún no logra la confirmación de que le proveerán los medicamentos que necesita.

La Secretaría de Salud le ha ofrecido una alternativa: asumir los costos del pasaje a los Estados Unidos donde podría conseguir la provisión por tres o seis meses hasta que en Honduras pueda conseguirse el tratamiento, pero la activista no está convencida de aceptar este ofrecimiento. Entre otros motivos, sus dudas se deben a la solidaridad con sus pares; según las estimaciones que ha hecho la Fundación Llaves, serían alrededor de catorce las personas que estarían en la misma situación y ninguna de ellas puede acceder a un pasaje a Estados Unidos.

En este contexto, la única terapia de rescate disponible en los establecimientos de salud de Honduras está conformada por la combinación de lopinavir/ritonavir. A pesar de esta situación, algunos médicos históricamente comprometidos con el acceso a medicamentos, como la Dra. Elsa Palou, continúan buscando alternativas para conseguir el acceso a medicamentos a través de donaciones del exterior.


Entre las potenciales salidas que se han discutido entre los actores locales, se señala la posibilidad de que los medicamentos sean adquiridos con los recursos del Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la tuberculosis y la Malaria, por un periodo más o menos corto, hasta que la Secretaría pueda incluir en las compras nacionales los medicamentos en cuestión. Según la Licenciada Claudia Aguilar, del Equipo de Adquisiciones del Receptor Principal del proyecto, para adquirir un medicamento con recursos del Fondo Mundial, se tiene que contar con la garantía de que el país podrá comprarlo por un periodo indeterminado.

En resumen, aún cuando hay potenciales salidas para garantizar el acceso a medicamentos de reciente desarrollo, éstas están entrampadas por la falta de voluntad política.

Registro de Medicamentos y Mercado. Como se señala en líneas anteriores, la solución a la problemática de la señora González no es sencilla. Desafortunadamente la compra y venta de medicamentos -aún cuando se trate de salvar vidas- se basa en la lógica del mercado y, según esta lógica, Honduras es un mercado pequeño y poco atractivo para las empresas farmacéuticas; son éstas las que deciden si invierten recursos -muy pocos- en el proceso de registro de los medicamentos en el país. La industria farmacéutica es un actor particular y difícil de influenciar con argumentos que escapan a las ganancias económicas; no obstante, las organizaciones de sociedad civil pueden presionarlo a través de cartas de solicitud de registro que pongan los medicamentos a disposición del país.

Por otro lado, para garantizar el acceso a estos y otros medicamentos también se requiere, además del registro sanitario, que se encuentren registrado en el Cuadro básico de medicamentos, lo que en otros países se conoce como Lista de Medicamentos Esenciales.

En situaciones de emergencia, las exoneraciones deben ser tomadas de manera muy seria. Para el caso de medicamentos antirretrovirales, se han conocido experiencias en Perú y Guatemala en las que, sea el Receptor Principal o el Ministerio de Salud han exonerado de los requisitos de registro sanitario o el listado del cuadro básico a los medicamentos recibidos en donación. Para ello se requiere coordinación entre los compradores de medicamentos antirretrovirales y el poder ejecutivo, pero sobre todo voluntad política.  Y aunque las declaraciones de distintos actores locales expresan una gran dosis de la primera, también revelan escasez de la segunda.

Al respecto, la Fundación Llaves, junto a un Comité de trabajo sostenido en Acceso a tratamiento, ha puesto en marcha la recolección de información de casos similares para llevar a cabo una demanda al Estado por incumplimiento de sus obligaciones de protección del Derecho a la Salud.

Pruebas de Genotipo. Las pruebas de Carga Viral sirven para indicar el fallo de un tratamiento antirretroviral. Estas pruebas se utilizan en muchos países de América Latina para tomar decisiones respecto del cambio de terapia. Sin embargo, es la prueba de Genotipo la que brinda información precisa respecto de las mutaciones del virus y los medicamentos que podrían tener un impacto en él.

Si bien Honduras cuenta con recursos que contribuyen a la Respuesta nacional tanto del tesoro público como de cooperantes bilaterales como USAID, y de agencias de las Naciones Unidas y el Fondo Mundial, los recursos no están orientados a desarrollar infraestructura para pruebas de genotipo (o de resistencia).

Si bien, Honduras participó en un estudio multi-país para medir el nivel de resistencia basal -la resistencia del virus en las personas recién diagnosticadas- estas pruebas no están disponibles en el país y debieron ser procesadas en Estados Unidos y México. Luego de estas iniciativas es virtualmente imposible acceder a estas pruebas ya que la esperanza de contar con un laboratorio regional también se han desvanecido.

Para el caso de Rosa González se cuenta con pruebas de genotipo realizadas en laboratorios de Estados Unidos. Otra persona que también requiere un tratamiento de tercera línea ha intentado acceder a pruebas en Brasil pero aún sin éxito.

Patentes y otras provisiones de propiedad intelectual. Todos los medicamentos provistos en Honduras bajo el sistema de tratamiento antirretroviral para adultos son genéricos, lo cual ha permitido ampliar el tratamiento a más personas en los últimos años. No obstante, esto podría cambiar en el futuro cercano con las provisiones legislativas de propiedad intelectual que se ajustan al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Las provisiones de propiedad intelectual se orientan a mantener el monopolio de la producción y comercialización, dejando en manos del único productor la decisión del precio de venta.

Los medicamentos indicados líneas arriba: Darunavir,  ritonavir, etravirina,  emtricitabina y tenofovir, además del atazanavir, raltegravir y maraviroc, cuentan en muchos países con patentes o protección de datos de prueba. Aunque no se ha logrado recabar información precisa respecto del patentamiento de estas sustancias en Honduras, se prevé que las solicitudes puedan estar en trámite.


La compensación por demoras en el patentamiento, que extienden las patentes, y la protección de datos de pruebas que impiden el registro de medicamentos genéricos, aún cuando no existan patentes, también podrían crear situaciones de monopolio en el país, aún cuando se trate de medicamentos que cuentan con versiones genéricas de calidad en el mercado internacional.

La sociedad civil y la salida de la crisis

Muchos actores de la Respuesta al VIH en Honduras, señalan la crisis política como el detonante de muchos de los problemas que se enfrentan en estos momentos en el acceso a tratamiento antirretroviral. Efectivamente, la crisis política generó una ruptura en los procesos políticos y ejecutivos del país, los procesos de planificación de la respuesta se han detenido en muchos aspectos.

Pero a partir de las declaraciones de múltiples actores, parece que es principalmente el irrespeto a los derechos humanos lo que ha debilitado la articulación y acción sostenida de la sociedad civil y en tanto, un desentendimiento de las instancias del Estado para atender las necesidades de ésta.

Una sociedad civil débil y desarticulada fracasa en su rol de interlocutor entre las necesidades de la población y el Estado. Es necesario entonces, que ésta tome fuerzas y reanude el trabajo pendiente, recupere el entusiasmo y se aboque al estudio, registro y sistematización de la situación de la epidemia del VIH y el acceso a tratamiento antirretroviral en  Honduras, para discutir, pensar y planificar una Respuesta efectiva y sostenida para los próximos años que tome en cuenta el acceso a pruebas diagnósticas, el fortalecimiento de la infraestructura de los Centros de Atención Integral, la adquisición de nuevos medicamentos, la utilización de flexibilidades a las normas de propiedad intelectual, en un marco de derechos humanos.

|FUENTE|

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>