Zolendronato: efectos protectores óseos durante 5 años

0 comentarios

Los efectos protectores a nivel óseo de la administración de dos dosis anuales de zolendronato persistirían durante cinco años. Estas son las conclusiones que arrojó un estudio neozelandés, publicado en la edición digital de Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, realizado con la participación de hombres con VIH que tomaban terapia antirretroviral.

El zolendronato es un fármaco utilizado con frecuencia en el tratamiento de la osteoporosis y la prevención de fracturas de hueso. En investigaciones anteriores, aunque la dosificación óptima del medicamento no se determinó con precisión, la administración anual de zolendronato mostró una buena tolerabilidad y eficacia en la terapia contra la pérdida de densidad mineral ósea (DMO) asociada a la infección por VIH.

Un total de 43 hombres seropositivos participaron en el presente estudio, de los que 21 recibieron una inyección intravenosa anual de 4mg de zolendronato durante dos años. Los 22 participantes restantes tomaron un placebo.

La edad media de los participantes fue de 49 años, mientras que el promedio del tiempo bajo tratamiento antirretroviral fue de ocho años. Todos los participantes tomaban terapia, con regímenes similares en ambos brazos. El recuento medio de CD4 al inicio del ensayo fue de 540 células/mm3 y la mayoría de los participantes (sobre un 80%) presentaban carga viral indetectable. En ese mismo momento, el promedio de las puntuaciones del valor T obtenidas por medio de escáneres de absorciometría dual de rayos X (DXA, en sus siglas en inglés, antes conocida como DEXA) se encontraban por debajo de 0,5 a la altura de las vértebras lumbares o de la cadera, lo que indica una DMO moderadamente baja, sin alcanzar niveles de osteoporosis.

En una primera publicación de resultados del estudio en 2007, el uso de zolendronato ya había mostrado buenos resultados, por lo que en el presente análisis se evaluó si las mejoras observadas en la DMO y en los cambios en los biomarcadores indicadores de la resorción y formación óseas se prolongaban en el tiempo. Así, se realizó una extensión del estudio original de cuatro años de duración, en la cual se contó con datos de seis años de seguimiento de 14 personas tratadas con zolendronato y de 17 del grupo con placebo.

Entre los años segundo y sexto, los niveles de osteocalcina sérica, un marcador de resorción ósea, se mantuvieron en promedio un 41% inferiores en el grupo de tratamiento con el fármaco respecto al grupo que recibió el placebo.

En el mismo período, los niveles séricos del péptido CTX, otro marcador de resorción ósea, fueron, en promedio, un 52% inferiores en el grupo con zolendronato.

En el sexto año —cinco años después de la última administración del fármaco—, los niveles de osteocalcina sérica seguían siendo un 38% más bajos en el grupo que recibió zolendronato, del mismo modo que los de CTX, en este caso inferiores en un 49%.

Entre el segundo y sexto año, la densidad mineral ósea fue superior en el grupo que recibió el fármaco. Así, fue un 3,7% más alta a nivel de las vértebras lumbares, un 2,3% superior en las mediciones de cadera y un 2,5% más elevada en sus valores totales.

Al año sexto, los niveles de densidad mineral ósea seguían siendo superiores en las tres mediciones (en un 3,5%, un 3,4% y un 1,6%, respectivamente).

No se apreciaron diferencias en los niveles de vitamina D en los dos grupos analizados, ni al inicio del estudio ni durante su desarrollo.

Dos participantes —ambos pertenecientes al grupo con placebo— sufrieron fracturas durante el seguimiento. Ninguno de los integrantes del estudio experimentó efectos adversos importantes asociados al empleo de zolendronato.

A pesar de que el estudio contó con pocos participantes y tuvo algunas limitaciones, como el hecho de que sólo el 28% de ellos completó los seis años de estudio o las dudas que surgieron relativas a la posibilidad de extrapolar los resultados a personas con valores de densidad mineral ósea compatibles con osteoporosis, los resultados son prometedores y deberían permitir el desarrollo de un ensayo clínico capaz de determinar de forma precisa la utilidad de zolendronato en la prevención de la pérdida de densidad mineral ósea asociada a la infección por VIH.

 

|FUENTE: GTT|

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>